El Blog de Jose Barta

Archive for the ‘MISCELANEA’ Category

Mezcla de cosas inconexas, relacionadas con la economía, las sociología, la antropología, etc.

Similitudes entre los orígenes del Crash de 1929 y el Hundimiento del mercado inmobiliario español 1.056

Posted by pepebarta en 26/10/2010

José Barta: 26-10-2010

De forma recurrente vuelvo a la Gran Depresión, como acontecimiento histórico del que sacar más lecciones que las exclusivamente aplicables a la política monetarista.

Desde la perspectiva que ofrece el reconocimiento de la libertad del ser humano, para acometer las diversas opciones que se le ofrecen en su actuar económico, con condicionamientos más o menos marcados, pero nunca absolutamente determinantes, me asomo a los acontecimientos históricos, no para atisbar las características de un futuro irremediable, sino para aprender de errores y no repetirlos.

Desde mi afirmación de la libertad del ser humano asumo nuestra responsabilidad en los acontecimientos pasados y presentes, así como nuestra capacidad para desarrollar, rectificando comportamientos si fuera preciso, nuestro futuro.

Fruto de esta perspectiva del análisis histórico, tres son los elementos comunes que encuentro en el origen remoto de ambas crisis:

A)   AGRESIVAS CAMPAÑAS DE MARKETING

 1929:   Las sociedades de valores norteamericanas manipularon la realidad, llegando a convencer a los ciudadanos de la imposibilidad real de caída del mercado Bursátil.

 2008: Las campañas de marketing por parte de promotores inmobiliarios, secundados y apoyados por las instituciones financieras y las Administraciones Públicas, llevaron al ánimo de empresas y particulares la certeza de un crecimiento, del mercado inmobiliario, en especial el de vivienda, “sin posibilidad de caída”

 B)   AGRESIVAS POLITICAS DE CREDITOS, POR PARTE DE LAS ENTIDADES FINANCIERAS

 1929: Alto crecimiento de préstamos para la compra de Títulos, respaldados por el valor de dichos títulos. El sistema financiero norteamericano pasó de un volumen de préstamo, en 1921, de un billón de dólares, a ocho billones y medio de dólares, en 1929.

 2008: Actitud extraordinariamente competitiva entre Bancos y Cajas de Ahorro, para captar la mayor cuota posible de mercado de hipotecas, concedidas contra valoraciones muy optimistas, que en muchos casos suponía la financiación de más del 100% del importe de la operación de compra de la vivienda, con bajos tipos de interés y periodos de amortización muy superiores a los años de servicio del inmueble para el prestatario. El sistema financiero se retroalimentaba mediante la titulización de estos mismos créditos.

 C)   OPTIMISMO AJENO A LA REALIDAD

1929 y 2008: Se pagaban precios por Títulos (viviendas) sin ninguna correlación con la realidad económica en la que se sustentaban. La línea entre la especulación y la inversión se volvió difusa. Los “profetas” que anunciábamos el desastre (ahora son multitud, pero entonces se nos contaba con los dedos de una mano) éramos considerados agoreros, derrotistas, cuando no incompetentes y fracasados. Mirados con recelo tanto por parte del resto de los profesionales del sector, como por parte de los profanos.

El famoso Martes Negro (29 de octubre de 1929) ha sido considerado por muchos como la peor jornada bursátil – hasta el 19 de octubre de 1987 (-23%) -. Al día siguiente, el 30 de octubre, The Times tituló: “Las acciones se derrumban, pero el rally al cierre anima a los brókers; los banqueros optimistas, continuarán ayudando”. ¿Les suena todo esto?

 Las entidades financieras pronto debieron batirse en retirada ante la magnitud del desastre y la escasez de dinero – en aquel momento como consecuencia de la política monetaria restrictiva que se decidió acometer, por parte de los Bancos Centrales- lo que tuvo un efecto devastador, de tal dimensión y enfriamiento sobre la economía que, durante los cuatro años siguientes, la producción bajó un 30% en términos reales –descontando la inflación–, la tasa de desempleo creció hasta el 25% y la inversión privada un 80%”, según John K. Galbraith, en su libro titulado Gran Crash de 1929 o el Crac -que no crack-, como lo bautizó. Este escenario, en combinación con la depreciación de activos, “desembocó en un gran colapso de impagos [en los créditos] que arrastró al sector bancario a la crisis”.

Actualmente la banca española necesita liquidez por importe de 141.000 millones de euros hasta 2011, para lo que deberá aumentar la apelación de financiación al Banco Central Europeo (BCE), realizar emisiones en el mercado o avanzar en la reordenación del negocio. En un marco en el que los países de referencia del euro, como Alemania y Francia, comienzan a pedir que no se prolonguen por más tiempo las ayudas extraordinarias que, principalmente por parte del BCE, se aprobaron al comienzo de la crisis.

Por otra parte, la agencia de calificación crediticia Moody’s, asegura que el incremento de la morosidad registrado en el pasado mes de agosto, y que situó la tasa en el 5,61%, la más alta desde febrero de 1996, es “negativo para el crédito de las instituciones financieras españolas” y considera que su rentabilidad seguirá “bajo presión” durante los próximos 12 o 18 meses”.

 La agencia destaca que, aunque con menor intensidad, todavía espera que continúe el “deterioro en la calidad de los activos” durante 2010 y 2011 debido, entre otro motivos, a que España necesitará muchos años para digerir el exceso de oferta en el mercado inmobiliario”.

La crisis de 1929 supuso el final de los “felices” años veinte, en los que se llegó a pensar que se habían superado todas las tristezas humanas, como las guerras y la pobreza, gracias al extraordinario crecimiento industrial y económico que se vivía. La realidad se impuso como un mazazo, originando casi un lustro de crisis, desempleo y pobreza para EEUU, alcanzando, si bien en menor medida, al Reino Unido, a Alemania y a otros países industrializados (el efecto para España fue mínimo).

 Como se puede ver es mucho lo que nos estamos jugando. Que las cosas ya no serán (al menos durante los próximos veinte años) como fueron (al menos durante los últimos diez años) es algo que “casi todos” tenemos claro, pero esta situación puede empeorar. Y esta es la lección que conviene sacar, obrando en consecuencia, aun cuando bastantes duden de ello, como dudaban en su momento de que las “viviendas pudieran caer algún día”.

Anuncios

Posted in MISCELANEA, Sector Financiero, Sector Inmobiliario | Etiquetado: , , , , , , , , , , , | Leave a Comment »

España y Argentina, ¿historias paralelas? 1.051

Posted by pepebarta en 05/10/2010

José Barta; 5-10-2010

Hace escasamente cuarenta y ocho horas, el rotativo británico “The Sunday Telegraph“, publicaba un extracto del libro “Freefall” (Caída libre), cuyo autor es Joseph Stiglitz, ex economista jefe del Banco Mundial (BM) y premio Nobel de Economía.

En el mismo escribe Stiglitz que “España podría estar entrando en el mismo tipo de espiral mortal que afectó a Argentina hace sólo una década”. Y explica que “la economía española se ralentizará, pero la mejora de su posición fiscal será mínima, (…) con menor crecimiento, los ingresos por vía impositiva caerán, el gasto social -como el subsidio de paro- se incrementará y los déficit seguirán siendo altos”

Ante estas declaraciones tan pesimistas, respecto al futuro económico de España, pero sobre todo preocupado por la comparación con Argentina, he buscado referencias que me permitieran establecer comparaciones con más rigor.

Aquellos que me siguen habitualmente ya saben que esto es algo que me atrae, lo que me ha llevado a buscar las posibles semejanzas con la crisis de 1929.

La comparativa con la evolución de la economía argentina me ha resultado más compleja, debido a mi mayor desconocimiento de la historia económica de dicho país. Afortunadamente he localizado un trabajo realizado por B. Sánchez, subido a su blog el pasado domingo día tres, que me parece no tiene desperdicio.

Bajo el titulo España 2010 = Argentina 1978 realiza una divertida comparación, que culmina con un grafico, que no me resisto a reproducir, en el que pone de manifiesto que, de seguir así no solo, dentro de 25 años, España tendrá la misma renta per cápita que ahora (en el 2003 la renta per cápita de Argentina era de menos de 8.000 dólares per cápita, igual que en 1978), también, dentro de ocho años, España volverá a ganar el Mundial (Argentina ganó su segundo Mundial en México en 1986)

Posted in MISCELANEA, Sector Financiero | Etiquetado: , , , , , | 1 Comment »

La superstición de “Garzón luchador contra los crímenes franquistas” 1.041

Posted by pepebarta en 21/07/2010

José Barta, 21-0702919

 Entiendo que debo explicar primero el por qué de mi calificación de superstición a la idea, ampliamente extendida entre nuestros conciudadanos, sobre el juez Baltasar Garzón como paladín, y victima, de la lucha contra los crímenes del franquismo.

 El termino superstición tiene, en el Diccionario de la RAE el significado de “fe desmedida o valoración excesiva respecto a algo, o a alguien” .Ya esta definición me resultaría perfectamente válida, pero no acabaríamos de realzar la magnitud del fenómeno, que ha llegado incluso a traspasar nuestras fronteras, ocupando primeras paginas en muchos de aquellos periódicos que tanto molestan a nuestro Presidente de Gobierno (Financial Times, New York Times, etc.)

 Deambulando por otros diccionarios he encontrado la definición de superstición como “creencia que no tiene fundamento racional y que consiste en atribuir carácter mágico u oculto a determinados acontecimientos, objetos o personas.” Y esta recreación es la que me permite afirmar que este es el caso aplicable a nuestro encausado (no confundir con encauzado, aunque también le resulte aplicable respecto a su afán de notoriedad populista) magistrado.

 La superstición genera una opinión más o menos generalizada, a favor de nuestro protagonista, que da por bueno todo aquello que dice que hace, sin que se considere necesario el menor contraste con la realidad que produce. Es más, si se cuestiona la “creencia general” lo que se produce es el descrédito del osado cuestionador, aunque arguya datos objetivos a su favor. Ese es el riesgo que asumo, consciente de que una superstición, en su irracionalidad, es tan difícil de erradicar como la emotividad, y llega a asumir valor de principio existencial, como sustituta de la religión que es lo que pretende ser.

 La superstición, en el campo de la ciencia, del derecho y de la economía se suele denominar ideología, “un pensamiento desgajado de la realidad, que se desarrolla de modo abstracto a partir de sus propias pautas, sin relación alguna con el hecho real” (Gustave Thibon)

 Pero ciñámonos a los hechos; de la actividad judicial de don Baltasar Garzón Real se ha afirmado que suponía un proceso “histórico a los crímenes franquistas”.

 De aquí la defensa, que de su actividad se viene realizando, denunciando que su imputación por prevaricación no pasa de ser una añagaza de las fuerzas más conservadoras y reaccionarias, enquistadas en el sistema democrático, procedentes del franquismo, para ocultar sus propias responsabilidades.

 Según los supersticiosos defensores de la gran capacidad taumatúrgica de don Baltasar Garzón Real, esas fuerzas “fascistas” se muestran especialmente fuertes en el sistema judicial, al más alto nivel. Con ello, sin importarles un ardite las graves consecuencias, anteponen la credibilidad de don Baltasar Garzón a la de la institución a la que sirve, la Justicia española.

 Estos son hechos que han llevado a descalificar, o cuestionar gravemente, por parte de medios de comunicación nacionales y extranjeros, así como por parte de numerosos personajes públicos, entre los que se encuentran miembros del poder ejecutivo español, al propio Tribunal Supremo español.

 ¿Cuál es la premisa mayor de todo este proceso? Sin lugar a dudas “el pretendido proceso del Juez Garzón sobre crímenes franquistas.

 Sin entrar ni en la aplicabilidad de la Ley de amnistía de 1977, ni en la prescripción de delitos, ni en la irretroactividad de las leyes penales, ni en las reglas admisibles, o no, para el ejercicio de la llamada «jurisdicción universal» o de la «justicia penal internacional», con la ayuda de un guión de don Andrés de la Oliva Santos, Catedrático de Derecho Procesal, en la Universidad Complutense, realizaremos una sintética exposición de los hechos que apoyan o desmienten la lucha contra los crímenes franquistas del Juez Baltasar Garzón.

 Los expondré de forma cronológica:

 A)                  Diciembre de 2006, el Juez Garzón recibe unas denuncias de «desapariciones forzadas». Se trataría de delitos de detención ilegal sin dar razón del paradero del detenido (art. 166 del Código Penal).

 B)                Los días 28 de agosto y 25 de septiembre de 2008, Garzón solicita a innumerables entidades información sobre otras posibles desapariciones y sobre inhumaciones o enterramientos colectivos en toda España.  (Durante el tiempo transcurrido entre diciembre de 2006 y agosto de 2008, el Juez Garzón, no realiza investigación alguna sobre esas desapariciones que se podrían considerar, en verdad, probables «crímenes del franquismo».A partir de estas fechas continua sin investigar las desapariciones denunciadas)

 C)               Por Auto de 16 de octubre de 2008, Garzón introduce en el proceso iniciado en diciembre de 2006 un nuevo hecho, que es, según los términos de ese Auto, el «Alzamiento Nacional». Lo considera un delito contra los Altos Organismos de la Nación. En consecuencia, se declara competente.

 D)               Siempre en el mismo Auto, Garzón señala, con nombres y apellidos, a una treintena larga de personas como responsables de ese delito. Afirma, por dos veces, que es notorio que todas esas personas han fallecido y anuncia ya que, una vez reciba los certificados de defunción que pide declarará extinguida la responsabilidad de esas personas. (La ley establece que los hechos notorios no necesitan prueba, por lo que la medida de Garzón cuando menos resulta innecesaria, generando una dilación y un gasto difícilmente justificable).

 E)                Tras este Auto de 16 de octubre de 2008, Garzón hubiera podido intentar siquiera investigar hechos de apariencia delictiva conexos con el «Alzamiento Nacional» y posteriores a él. No sólo no lo hizo, sino que su planteamiento en ese Auto anunciaba el inmediato «carpetazo».

 F)                El 18 de noviembre de 2008, Garzón dicta otro Auto en el que, recibidos los certificados de defunción: 1º) Declara extinguidas las responsabilidades penales de los por él declarados protagonistas del «Alzamiento Nacional»; 2º) Se declara incompetente para seguir conociendo del proceso que él había iniciado. (Casi dos años después de las primeras denuncias de «desapariciones forzadas» reconoce Garzón que los delitos de detención ilegal no están entre los que resultan de su competencia según los arts. 88 y 65 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, y durante todo este tiempo no ha realizado la menor investigación sobre los mismos).

 A la vista de todo lo anterior podemos concluir que:

 a)     Que las desapariciones forzadas, en general, han sido objeto de la actividad judicial del Juez Garzón durante algo más de dos meses (no dedicó un solo día a las desapariciones concretamente denunciadas).

b)     En agosto de 2008, Garzón solicita información sobre otras exhumaciones en marcha o planeadas, para controlarlas todas desde el Juzgado Central de Instrucción nº 5.

c)      La actividad judicial de Garzón respecto del «Alzamiento Nacional» dura un mes y dos días.

d)     En ningún momento se investigan por Garzón ni «crímenes del franquismo» en general ni algún crimen en particular en el curso del «Alzamiento Nacional, hecho distinto del franquismo» resultante, que, contando a partir de 1939, dura 36 años más.

 La lucha contra los crímenes del franquismo, por parte del Juez Garzón, lisa y llanamente, no existió. ¿Qué es lo que pretendió durante todo este tiempo? Resulta difícil saberlo, ya que supondría entrar dentro de su mente, y eso solo lo consiguen determinado tipo de “progres”. Lo que si podemos decir es lo que no consiguió y si obtuvo.

 No consiguió ayudar a aquellos que deseaban saber donde estaban enterrados sus seres queridos; no consiguió investigar ni uno solo de los posibles crímenes franquistas, dado que en ningún momento puso los medios para ello; no consiguió dar respuesta a ninguna de las esperanzas que, infundadamente, suscitó; finalmente, no consiguió ningún resultado, en casi dos años, por mínimo que fuera, que justificara los recursos económicos movilizados, ni los esfuerzos de gran numero de personas.

 Obtuvo un proceso plagado de irregularidades procesales y numerosas apariciones en medios de comunicación nacionales y extranjeros, así como notoriedad pública como supuesto defensor de libertades y perseguidor de crímenes contra la humanidad.

 Por esto califico el apoyo a Garzón, desde esta perspectiva, como superstición, ya que no se puede fundamentar en ninguna realidad concreta, dado que “nunca investigó judicialmente <los crímenes del franquismo>”.

Posted in MISCELANEA | Etiquetado: , , , , , | Leave a Comment »

La superstición del Producto Interior Bruto 1.040

Posted by pepebarta en 19/07/2010

José Barta, 19-07-2010

 Desde que comenzó la actual crisis financiero inmobiliaria en España, analistas económicos y políticos han convertido en el centro de sus discursos un indicador  económico denominado Producto Interior -o Interno- Bruto, más conocido como PIB.

El PIB se ha llegado a convertir incluso en el referente de nuestra calidad de vida, como ciudadanos residentes en España.

Si el PIB cae 10 puntos básicos el país se hunde, de manera dramática, y si los sube, el país se recupera definitivamente, mostrando que, “como en el fútbol, nuestra capacidad creativa es capaz de superar todas las adversidades” (como llegó a decir nuestro Presidente de Gobierno). La relevancia que se está dando al PIB, deriva de la creencia de que si este mejora, automáticamente mejorará la productividad, crecerá el empleo, todos los ciudadanos recuperaremos poder adquisitivo, y con ello nuestro bienestar. En definitiva hemos convertido el PIB en una especie de deidad laica, de la que depende nuestra mejor calidad de vida.

Esto hace que un pueblo como el nuestro, tan dado a los extremismos, se encuentre pendiente de un indicador que en realidad no solo está limitado, al ser una foto fija económica, sino que además puede resultar engañoso, ya que no mide la calidad del crecimiento en cuanto a su sostenibilidad, ni en cuanto a su aportación al bienestar social real, en especial el de los colectivos más marginados.

Analicemos someramente las capacidades y limitaciones de este indicador tan de moda.

Las distintas definiciones del mismo varían poco, enfatizando algunas algo más que otras sus componentes, pero como lo que nos interesa es que nuestra exposición resulte clara, asumiremos una de las más generalistas, al tiempo que completas. Se encuentra en The Economic Way of Thinking (Edición No. 10), siendo sus autores Paul Heyne, Peter Boettke y David Prychitko, y dice: “El producto interno bruto es el valor de mercado de todos los productos acabados producidos en todo el país durante el curso de un año”

Como cuestión previa conviene no confundir PIB con PNB (Producto Nacional Bruto), ya que este, a diferencia del primero, recoge la riqueza que generan los agentes económicos de un país tanto dentro y como fuera del mismo.

 La primera característica que debemos tener en cuenta es que el PIB de un país sube si las Administraciones Públicas y las empresas privadas de un país toman préstamos en el extranjero. Este endeudamiento puede generar caídas del PIB en periodos posteriores. ¿Les suena esto? Cuando crecíamos años atrás con tasas muy superiores a las de nuestro entorno, nos faltaba, a nuestros gobernantes y analistas, enfatizar el altísimo endeudamiento externo que estábamos asumiendo.

 La segunda es que no existe, propiamente hablando, un mercado para muchos de los servicios que prestan las Administraciones Públicas. Por ello esos bienes y servicios se valoran al coste de los mismos, en lugar de a precio de mercado. Así sucede con la defensa del país. En otros bienes y servicios que prestan las distintas Administraciones Públicas, si existen mercados alternativos, lo cual nos permite comprobar que, normalmente, el sector público es bastante más ineficiente que el privado, es decir que a igualdad de servicio su coste es muy superior. Tal sucede con la enseñanza y la sanidad. Esta situación implica un crecimiento del PIB que no tiene correlación directa con un mayor bienestar de la sociedad.

 De la misma manera que se produce el fenómeno anterior, como tercera característica, me gustaría destacar que el PIB crece con aquellas políticas de subvenciones que tienen por objeto hacer posibles situaciones o proyectos inviables económicamente, mejorándoles por encima de lo que los mercados naturales admitirían. Un ejemplo de esto es la política seguida con las energías renovables, que nos han hecho perder competitividad y aumentar el endeudamiento de nuestras empresas y familias; o los Planes E, que en su mayoría no han servido sino para construir jardines y rotondas imposibles de mantener en años sucesivos, incrementando el déficit público, y retirando recursos económicos de sectores realmente competitivos, todo en buscar de un sostenimiento del empleo a cortísimo plazo, que también ha impedido a muchas de esas personas contratadas buscar otras alternativas más estables.

 Como curiosidad sobre la ausencia de relación entre PIB y calidad de vida me gustaría reseñar una cuarta característica que hace que se incremente el PIB, como es el aumento de delincuencia, el abandono de niños, o el incremento de violencia de género.

 Una quinta característica es la de que el PIB no tiene en cuenta la distribución de ingresos, por lo que no refleja en absoluto la realidad social. Podemos poner algunos ejemplos históricos como el crecimiento del PIB en la Alemania nazi de la Segunda Guerra mundial, donde una parte importante de la producción fabril de armamento se realizaba con prisioneros (esclavos) de diversa procedencia. En el caso español, nos encontramos con que la caída del PIB no refleja el gran drama de un paro en torno al 20% de la población activa, del que sabemos que se ha cebado principalmente en trabajadores temporales y en el sector de la construcción, entre otros datos significativos, por lo que debemos deducir fuertes desequilibrios internos, en cuanto a la distribución de la renta.

 En sentido contrario tendríamos una sexta característica por la que no se valoran los trabajos que no se ajustan a lo regulado en el mercado, y sin embargo es autentico trabajo generador de servicios y productos. Tal sucede con la labor de las amas de casa, o la de los familiares cuidadores de personas dependientes, como son niños y ancianos, o de los familiares del pequeño empresario o el autónomo, que le ayudan puntualmente. Podríamos encontrarnos con que una persona que contrae matrimonio con otra, para la que antes trabajaba, si sigue realizando trabajos similares, pero, por acceder a la propiedad, deja de estar dada de alta como empleada, contribuirá a la caída del PIB.

 Finalmente, como séptima y última característica, el PIB no refleja la ineficiencia de las Administraciones Públicas ni de las empresas privadas, que contribuyen a un menor crecimiento, o incluso caída del mismo. Tal sucede con las trabas para la constitución de sociedades o para la apertura de negocios, o de locales comerciales, etc.

 Después de esto ¿qué valor podemos dar al PIB. Pues el de un instrumento necesario, como el termómetro para la fiebre, pero de un valor relativo para el diagnostico de las enfermedades.

Finalmente, para aquellos que consideran que sin formulas no queda clara ninguna explicación, les dedico la siguiente:

PIB=C+I+G+X-M

Dónde C es el Consumo, I la inversión, G el gasto publico, X las exportaciones y M las importaciones.

Posted in MISCELANEA | Etiquetado: , , , , , , | 2 Comments »